Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Agronegocios

21/02/2018

Cómo cuidar hojas y vainas de la soja

La relación fuente - destino es la base del rendimiento de un cultivo como la soja. Cuidarlos permite sostener la productividad del negocio.

Producir en años complicados climáticamente es un gran desafío. En lo referido a la soja, si se añade la falta de rotación y semilla de calidad no controlada, pueden aparecer las enfermedades de fin de ciclo, entre ellas la Mancha Marrón, a pesar de que el clima tienda a ser seco. Esta presencia, aunque baja, es lo suficientemente condicionante como para que cuando se den las condiciones ambientales correctas, aparezca una explosión de enfermedades. Si está presentes en los primeros nudos de la planta puede diseminarse al resto en forma rápida.

Lo mismo ocurre con plagas como las isocas defoliadoras, las bolilleras y las chinches, que estuvieron en estado de baja presión durante enero, pero su continua presencia sin control alguno puede provocar pérdidas importantes al final del ciclo.

En todo caso, tanto con plagas como con enfermedades, de lo que se trata de cuidar la fuente y el destino, o sea las hojas y vainas, maximizando de esta manera los resultados.   Dado que en gran parte de la región sojera argentina ya se ven manifestaciones de enfermedades como Septoria y presencia de isocas tanto bolilleras como defoliadoras, es de esperar que hacia R3 sea conveniente realizar tratamientos de protección. En este sentido FMC cuenta con Nanok®, como fungicida mezcla formulado en base a Azoxistrobina y Flutriazol, que le otorgan al producto un alto poder curativo (más de 30% de gramos de activo triazol que la media del mercado), excelente efecto preventivo y muy móvil en la planta, lo cual disminuye el riesgo de pérdida y rápido ingreso a la planta.  En ese momento, la aplicación de Coragen® va a proveer al cultivo la protección necesaria contra isocas defoliadoras o bolilleras, combinando el exclusivo modo de acción del Rynaxypyr, que por su perfil toxicológico no afecta a la fauna benéfica que colabora en el control.

En estados avanzados del cultivo -R6 en adelante-, si ocurrieran ataques de este tipo de plagas, la aplicación de Hero® con alto poder de volteo, formulado en base a Bifentrin más Zetametrina, asegura una alta eficiencia de control a un costo altamente eficiente. Finalmente, ante la presencia de hemípteros como los diferentes tipos de chinches, utilizar una combinación de Bifentrin -un piretroide para el volteo-, e Imidacloprid -un neonicotenoide para la residualidad-, formulación presente en Magic®, proporciona alta calidad de control en un producto banda azul, con lo que implica en cuanto a seguridad a la hora de la utilización y el manipuleo.

Sea cual sea la estrategia de manejo, y la situación actual de los lotes, el productor debe ser eficiente en el control y en la toma de decisiones, porque todo costo que agregue al sistema por ineficiencias cuesta el doble de caro que una decisión bien tomada y a tiempo.  Y más cuando estamos frente a campañas que no dan revancha.

Archivado en: , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *