Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

12/04/2017

Inundaciones: obras a largo plazo, eje de una reunión cumbre

Autoridades nacionales y de las provincias de Córdoba, Buenos Aires y La Pampa mantendrán hoy un encuentro para analizar la situación.
Inundación en General Villegas.

El gobierno nacional buscará hoy, en una reunión con funcionarios de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y La Pampa, acordar un esquema de manejo de aguas que promovería, en principio, acelerar la sistematización de la Laguna de Bragado, ubicada a aguas abajo de General Villegas.

Así lo indicó ayer Pablo Bereciartúa, subsecretario de Recursos Hídricos del Ministerio del Interior, que refirió también que la reunión tendría lugar en la Casa Rosada antes del mediodía.

Está previsto que asistan por Buenos Aires Leonardo Sarquís (Agroindustria) y Mario Gschaider (Obras Hidráulicas), por Córdoba Fabián López (Ministro del Agua) y por La Pampa Julio Bargero (Obras Públicas).

Tras las inundaciones registradas ahora principalmente en General Villegas, Bereciartúa comentó que con las provincias se buscará “revisar” el estado de situación de toda la cuenca que desagua en el Río Salado y “acordar” la realización de obras en conjunto para todo el sistema.

“Hay que revisar el estado de situación de las zonas afectadas para luego definir cómo sigue la inversión requerida y propuestas que se hagan, tales como la sistematización de la Laguna de Bragado, es decir el inicio de la etapa 5 del Salado”, explicó el funcionario y colaborador de Rogelio Frigerio en Interior.

“Buscamos desde la Nación alcanzar un consenso entre las tres jurisdicciones, revisar la situación y acordar las prioridades de estas obras y también el manejo de las aguas”, dijo.

Las obras propuestas en la Etapa 5 demandarían una inversión de $800 millones que pagaría la Nación y que, de aprobarse su licitación, podrían concretarse en un plazo de seis meses.

“El Plan Nacional del Agua no es un programa para la emergencia sino para realizar inversiones en infraestructura que tienen que solucionar los problemas a mediano y largo plazo”, expresó.

Córdoba y Buenos Aires coordinan acciones

Las autoridades agropecuarias nacionales y de Córdoba y Buenos Aires coordinaron acciones para hacerle frente a la situación de anegamientos que vienen sufriendo amplias zonas de las dos provincias.

Con ese propósito, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, se reunió con sus pares de Agricultura y Ganadería de la provincia de Córdoba, Sergio Busso, y de Agroindustria de Buenos Aires, Leonardo Sarquís.

Los funcionarios se reunieron el lunes en la localidad bonaerense de Trenque Lauquen y recorrieron las inmediaciones, donde el agua se ubicó sobre campos productivos ocasionando perjuicios en los cultivos y en infraestructura.

“Estamos permanentemente siguiendo la situación y coordinando acciones desde cada una de las carteras de la provincia de Córdoba para aportar soluciones y hacer de nexo entre el productor y las áreas de ejecución de obras o de tareas de mantenimiento. En este mismo camino es que viajamos hasta Trenque Lauquen para encontrarnos con el ministro Buryaile y con el ministro Sarquís”, expresó Busso. En Córdoba, las localidades más afectadas son las pertenecientes al departamento Presidente Roque Sáenz Peña, ubicado al sudeste de la provincia.

“Zonas del sur cordobés se encuentran complicadas producto del exceso hídrico debido a lluvias muy superiores a la media y esta misma situación se extiende hacia territorio bonaerense. Por eso hay que encarar un trabajo coordinado entre las dos jurisdicciones y el Gobierno Nacional”, manifestó el titular de la cartera cordobesa.

Estos campos, principalmente de producción agrícola, sufrieron pérdidas hasta el momento incuantificables, según indicaron desde la cartera de Agroindustria de la provincia, ya que el agua aún se encuentra en movimiento.

Con el objetivo de avanzar con las medidas que sean necesarias para afrontar la situación, funcionarios de ambas provincias participarán de la reunión convocada para hoy por el gobierno nacional.

“Además de un plan de trabajo destinado a minimizar las pérdidas productivas, otro de los ejes será el de las obras de infraestructura necesarias en materia de las redes viales secundaria y terciaria, y las destinadas a un mejor manejo de los escurrimientos hídricos, como los sistemas de canales”, indicaron desde el Ministerio cordobés. En localidades del sudeste cordobés, como por ejemplo Serrano, se registraron más de 400 milímetros caídos en lo que va de abril.

Por otra parte, se determinó la creación de una comisión de seguimiento interministerial ante la crecida del río Dulce a los fines de evitar situaciones de riesgo tanto en lo urbano como en lo productivo. El río Dulce o Salí es el principal curso de agua de la cuenca endorreica que termina en la laguna de Mar Chiquita.
Antes de llegar a este espejo de agua y después de su paso por la provincia de Santiago del Estero, atraviesa una importante franja del nordeste cordobés. Esa zona, además de tener en su área localidades como La Rinconada, poblaciones rurales y parajes, cuenta además con una actividad de producción bovina estimada en 30 mil cabezas, además de ovinos y caprinos.

“Equipos que trabajan con nosotros estuvieron realizando mediciones en Santiago del Estero, calculando los caudales que salen desde las termas de Río Hondo y la evacuación alcanzó niveles récord, llegando a los 1.700 metros cúbicos por segundo; ante esa situación hemos decidido disparar un charter internacional, que es un seguimiento de imágenes satelitales que nos permite realizar un rastreo para conocer las distintas mediciones de caudales y actuar en consecuencia”, sostuvo el ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, Fabián López.

“Desde la provincia hemos decidido diagramar un plan de prevención, llevando a cabo acciones en las distintas zonas afectadas y coordinando trabajos a futuro, teniendo en cuenta que las precipitaciones pueden continuar. Queremos destacar que se está trabajando en la accesibilidad de los caminos, en el cuidado de la hacienda y en mejorar la situación hídrica“, indicó Busso.

Créditos para los productores inundados

El Gobierno evalúa acelerar la promoción de créditos blandos del Banco Nación y subsidios directos para asistir a productores afectados por inundaciones en distintos distritos del país, tras las fuertes lluvias registradas en los últimos días.

Así lo indicó Buryaile, quien admitió la necesidad de poner en marcha este tipo de herramientas para atender la crisis hídrica que enfrenta el sector agropecuario.

“Vamos a destinar una partida de recursos de subsidio directo para llegar a los productores que están realmente afectados”, manifestó el funcionario, quien el lunes recorrió las zonas rurales bajo el agua en el partido bonaerense de General Villegas.

En ese partido, ubicado en el oeste de la provincia de Buenos Aires, se registra una importante inundación de campos por las sucesivas lluvias de las últimas dos semanas, que sumaron casi 200 milímetros.
También se verificaron días pasados importantes tormentas en vastas zonas rurales de las provincias de Tucumán, Salta, La Pampa y Chubut.

En el caso de este último distrito patagónico, la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia dispuso realizar en las últimas horas una campaña para recibir en sus instalaciones de la calle Pastor Schneider donaciones por parte de sus socios, y de la población en general, para atender la crisis que dejó el último temporal.

Es así que el ruralismo comodorense promueve el acopio de alimentos no perecederos, colchones, ropas de cama y también agua mineral para asistir a los inundados de su distrito.

En el ámbito nacional, Agroindustria dispuso avanzar con medidas tales como ayuda financiera y subsidios directos para los productores de las zonas inundadas, como las que experimentan las localidades del oeste bonaerense o la zona norte del país.

Según Buryaile, el gobierno nacional pondrá “todos los recursos que hagan falta para salvaguardar los bienes” de los productores agropecuarios afectados por la inundación de campos en diversas provincias del país.

La propuesta oficial será promover, a través del Banco de la Nación Argentina (BNA), líneas de créditos con un plazo de hasta diez años y tasas anuales de 4% para atender esta problemática. Adelantó que otros préstamos propuestos podría ser cancelados “a siete años, con un año y medio de gracia” y con un tipo de interés similar.

El ministro de Agroindustria adelantó que, además, estará disponible una partida de recursos públicos para asistir con “subsidios directos” para los productores anegados y que enfrenten situaciones críticas.

Finalmente, se informó que Agroindustria acelerará la aplicación de la Ley de Emergencia Agropecuaria, con acciones que proponen quita beneficios y hasta quitas impositivas para situaciones de desastre en la producción, tanto a nivel provincial como nacional.

FUENTE: DyN

Archivado en: , , , , , , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario