Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

13/12/2016

Sigue en baja el consumo de carne vacuna

El informe de Ciccra sobre la demanda per cápita del pasado noviembre mostró, no obstante, una caída en el precio de los principales cortes. Los frigoríficos piden nuevas medidas para transparentar la cadena.

El consumo de carne vacuna por habitante por año en la Argentina alcanzó los 55,2 kilogramos en el período enero-noviembre, lo que implica una caída de 6,7% anual, informó la Cámara de la Industria de Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra).

“A lo largo del corriente año, la caída de la capacidad adquisitiva de la población (por aceleración de la tasa de inflación y por caída del nivel de actividad general y del nivel de empleo) hizo que el consumo interno de carne vacuna experimentara una caída de 6,7% interanual”, señaló Ciccra en su último informe sectorial.

Según indicó, la baja de la demanda alcanzó a 154,7 mil toneladas de res menos que las consumidos entre enero y noviembre de 2015.

En tanto, en noviembre se registró el segundo mes consecutivo de baja de precios de la carne vacuna. “El precio promedio de la hacienda en pie registró una caída de 2,8% mensual y, de esta manera, retornó al nivel promedio del bimestre junio-julio de 2016”, señaló el informe.

El reporte además indicó que “el promedio mensual se ubicó en un nivel de $24,28 por kilo vivo” y destacó que se ralentizó la inflación para el sector.

“Al comparar con noviembre de 2015, el ritmo de aumento disminuyó a 23,2%, constituyéndose en la variación interanual más baja de los últimos trece meses“, subrayó el informe privado.

También se destacó que “la disminución de precios entre octubre y noviembre del corriente año fue generalizada”. “Al combinar la baja del precio promedio con la depreciación del peso argentino, el precio promedio por kilo vivo medido en dólares tuvo una nueva caída de 3,5% mensual, llegando a u$s1,587 por kilo vivo durante noviembre de 2016”, precisó el relevamiento.

El reporte agregó que “en términos interanuales, el ajuste del precio promedio de la hacienda llegó a 22,5% menos”.

“Cuando se analiza el comportamiento de los precios de las principales carnes en el mostrador, surge que la carne vacuna no registró modificación durante noviembre pasado”, subrayó Ciccra.

Según la entidad, “la carne aviar mostró una caída de 2,5% y la carne porcina una suba de 3,4%”. “En función de ello, el mes pasado la carne vacuna se abarató con relación a la porcina en 3,2% y se encareció 2,5% con respecto a la carne aviar”, añadió el informe.

En otro aspecto, en noviembre la faena de hacienda vacuna se recuperó en relación a octubre pasado y a noviembre de 2015, luego de haber caído durante los dos meses previos.

“La industria frigorífica faenó 1,16 millones de cabezas de hacienda durante el último mes, nivel que resultó 5,2% superior al promedio mensual de enero-noviembre de 2016 y 5,9% mayor al de noviembre del año pasado”, señaló el informe.

Finalmente, Ciccra advirtió que por primera vez desde febrero de 2015 la faena de hembras superó el 43%, al llegar al 43,5 por ciento.

Transparentar el mercado

La comercialización de carne vacuna durante el 2017 demandará por parte de las autoridades nacionales y impositivas la promoción de un “sistema simplificado en materia tributaria” para posibilitar la inscripción de operadores cárnicos y también de miles de carnicerías, que actualmente el esquema monotributista “no contiene”.

Así lo indicó Daniel Urcía, presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra), quien calificó como “positivo” el diálogo abierto entre la cadena cárnica y el gobierno nacional, que persigue el objetivo de transparentar al sector y facilitar su operatoria.

Añadió que también se debe avanzar con la posibilidad de que las provincias y municipios “disminuyan la presión tributaria” sobre la producción y comercialización de carnes de manera especial y también en materia de alimentos, a nivel general.

Urcía ponderó el trabajo encarado entre la Nación y provincias como la de Buenos Aires y Córdoba para tratar de corregir impuestos “distorsivos” que pesan sobre la cadena, como es el caso un tributo como Ingresos Brutos.

“Un gran desafío en materia tributaria para 2017 será lograr un sistema simplificado que contenga a los miles de carniceros que atienden sus propios negocios, muchos de ellos junto a sus familias y que el actual esquema de Monotributo no los contiene porque los mide por ventas y no por ganancias”, manifestó.

También en el área tributaria, Fifra indicó que la AFIP promoverá un sistema de pagos a cuenta a partir de enero próximo con el bloqueo del documento de tránsito para la faena, el cual será emitido por el Senasa, que significaría que todos los operadores titulares de faena efectúen al menos un pago igualitario de tributos.

Comentó que también la decisión del Ministerio de Agroindustria, entre otras medidas, de promover el uso cámaras de video y un sistema de balanza de los frigoríficos, con una caja negra, que permitirá fiscalizar el peso de los animales para posibilitar el relevamiento de datos a través de la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario.

A juicio de Urcía, es de “suma importancia” dar comienzo a un sistema de pagos a cuenta y que las autoridades nacionales permitan avanzar con un trámite rápido de inscripción a los operadores de la carne que hoy no estén anotados en el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroalimentaria (RUCA).

“Todos sabemos que existen y operan a plena luz del día desde Liniers hasta La Quiaca, y lo hacen porque representan en todo el conjunto a más del 70% del abastecimiento de carnes del país”, mencionó Urcía respecto a la necesidad de blanquear la operatoria comercial en el sector.

Agregó que “si no se produce el blanqueo de operadores dudamos del éxito del plan de transparencia porque continuarán existiendo sociedades fantasmas, descapitalizadas, que mantienen ocultos a los verdaderos operadores y que impiden cualquier programa de transparencia”.

Por ello, el titular de Fifra indicó que es “indispensable” que la AFIP disponga avanzar con un RUCA simplificado para que el sector frigorífico pueda exigir a los operadores la inscripción, forzando así un blanqueo de la actividad.

En tanto, desde el sector frigorífico se instó a recuperar la categoría de novillo que se ha perdido en la última década y consideró que “la única forma de incrementar sustancialmente la producción de carne es lograr que el ganadero pueda retener los animales en el campo agregando kilogramos mediante recría a pasto, tal vez con suplementación para acelerar el proceso”.

FUENTE: DyN

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario